5 consejos para el primer bronceado de la temporada

La exfoliación previa así como la utilización de bloqueadores solares son imprescindibles.

Con el comienzo de la temporada de playas y piscinas, son muchas las mujeres que buscan lograr un bronceado perfecto y duradero, para lograrlo de una manera adecuada y que nuestra piel no sufra la Doctora Ylé López, Coordinadora de la Clínica de Medicina Estética Le Ciel, nos entrega consejos para logar un bronceado hermoso y sin consecuencias para nuestra piel.

Para comenzar, antes de exponernos al sol la especialista explica que  siempre es ideal preparar la piel para los cambios de temporada, esto ocurre en invierno por las heladas y en verano con las altas temperaturas y exposición al sol.

“Es fundamental trabajar la piel con peelings y láseres más fuertes en invierno y continuar con los mismos tratamientos en primavera/verano de forma más suave y priorizando la oxigenación de la piel” señala la doctora López.

Lograr un bronceado perfecto en corto tiempo es el sueño de muchas, sin embargo, la profesional no recomienda usar aceites o autobronceantes, pues pueden causar quemaduras severas o provocar la aparición de manchas.

“Sí podría recomendar los acelerantes de bronceado con protección solar y hay opciones de ingesta oral para acelerar el proceso de forma segura, que además contienen antioxidantes y vitaminas que contrarrestan los efectos malignos que causa la radiación solar. Esto es lo que se conoce como fotoprotección sistémica”.

Advierte la Doctora López que la primera exposición al sol debe ser siempre corta y con FPS 30 o mayor. “La tolerancia o sensibilidad al sol es determinada por el fototipo de cada individuo. Las pieles más claras se van a enrojecer en un tiempo menor de exposición que las pieles oscuras que son más resistentes, porque poseen más pigmento natural que actúa como protector frente a la radiación.

Siempre es recomendable broncearse antes de las 11.00 am y después de las 16.00 pm, ya que en esta franja horaria es el pick máximo de radiaiación. Y por supuesto siempre usar un factor de protección solar UVA Y UVB para protegerse de la radiación causante de quemaduras y/o cáncer de piel.

La primera aplicación debe ser 20 minutos antes de exponerse al sol. Las repeticiones deben ser mínimas cada dos horas si estás en la playa, piscina o campo. Ahora en condiciones normales (casa, oficina, interiores) aplica el producto cada cuatro horas.

Se debe aplicar bloqueador solar en cualquier parte de tu cuerpo que esté expuesta al sol. Cara y cuello, aunque uses sombrero o gorra, recuerda cubrir tu nariz y orejas, un lugar que muchas olvidamos. Si vas a estar en condiciones extremas aplica en los dedos, manos y pies. No olvidar los labios, usando bálsamo con FPS.

Los labios ¿se deben proteger? ¿Cómo? ¿Con qué?

“Sí deben protegerse de la misma forma que la piel e incluso con más rigurosidad, ya que la piel de los labios es más sensible que la del rostro. Existen productos especiales como bálsamos labiales con FPS 50, pero también sirven los bloqueadores tradicionales que deben colocarse y recolocarse cada 2 hs para lograr una protección efectiva”.

Y el rostro ¿debe tener un cuidado especial?

Toda la piel debe ser protegida de la radiación solar, considerando que los rayos UVA atraviesan superficies como vidrios e incluso la ropa. El rostro merece un cuidado más riguroso, en especial por ser una zona foto expuesta y más sensible a la radiación. Pero es importante hacer tomar conciencia que en cualquier zona de la piel se puede desarrollar una lesión pre maligna provocada por radiación.

Ahora tras la jornada de bronceado la Doctora López sugiere hidratar bien la piel luego de la exposición solar, ya que el bronceado, por más lindo que nos parezca, es una reacción de defensa de la piel que se siente agredida por el sol y libera su pigmento natural, la melanina, para protegerse de más radiación nociva. Es decir, que el bronceado, no es otra cosa que una especie de paraguas que abre la piel para protegerse.

Siempre es bueno recordar
  • No exponerse al sol entre las 11 y 16 horas, que es el momento donde el sol provoca más daño.
  • Usar sombrero y gorra para aumentar la protección.
  • Usar anteojos de sol que tengan filtro UVA y UVB.
  • Reaplicar si o si el FPS después de mojarse o si suda mucho.

Comments

comments