¿Cada cuánto deberías lavar las toallas? La ciencia responde

Puede sonar un tanto lógico pero te garantizamos que desconoces la cantidad de bacterias que se albergan detrás de la suavidad de nuestras toallas.

De acuerdo a una investigación, que aún no se ha publicado, el microbiólogo de la Universidad de Arizona Charles Gerba y su equipo descubrieron que e el 90% de las toallas de baño posee bacterias coliformes (indicadores de la contaminación del agua y de los alimentos) y el 14% E. coli, según el diario El País.

Un estudio que nace como continuación de otro centrado en la cocina, que luego de analizar toallas de diferentes cocinas encontró que contenían las mismas bacterias y que la cantidad de E.coli estaba directamente relacionada con el número de veces que se lavaban: El 21% de los trapos de cocina “visiblemente limpios” poseían altos niveles de contaminación y el 36% de las toallas de cocina presentaban “niveles inaceptables”.

En primer lugar, Gerba comenta que “no todo el mundo se lava las manos con la dedicación que requiere (frotando bien las palmas, pero también el envés de las manos, las uñas, los dedos…)”, explicó a Time, y que al secarse están trasladando bacterias a un sitio que tiene bastante probabilidades de crecer. Ello porque al ser húmedas, con pliegues y estar en lugares oscuros las vuelve en un sitio perfecto para que las bacterias subsistan.

Pero la peor parte viene ahora porque diferentes gestos desapercibidos también conllevan a una enorme propagación de microbios en el aire, tales como tirar de la cadena con la tapa del wc levantada: “Las bacterias -fecales de todo tipo- salen disparadas a modo de aerosol. En estos casos hay que entender que lo más probable es que en su mayoría nos traguemos los mismos microbios que nosotros acabamos de depositar, lo que solo será un peligro si padecemos una infección”, explicó a BuenaVida, Miguel Vicente, profesor de Investigación del CSIC en el Centro Nacional de Biotecnología.

“Después de dos días”, concluye Gerba, “si se seca la cara con la toalla de manos, probablemente se esté llevando más E. coli a la cara que si metiera la cabeza directamente en agua del inodoro”.

¿Cuál es la recomendación? Teniendo en cuenta lo anterior, el experto aconseja mantener las toallas lo más secas y ventiladas posibles pero además, lavar las toallas del baño cada dos días, sobre todo si hay menores en el hogar.

Lee también: ¡Cuidado! Tu esponja de cocina tiene tantos gérmenes como un inodoro

 

Comments

comments