¡Cuidado con los niños! Prepara estos brownies con cerveza

Es viernes y tu cuerpo lo sabe, luego de una semana agotadora no hay nada mejor que el ultimo dia de la semana. Hoy probablemente te quedes en algún antro con una de tus amigas después del trabajo, para mañana descansar como es debido. El sábado seguirás disfrutando, pero prefieres hacer algo más tranquilo en tu casa. Para ello te tenemos una receta con la que dejarás a todos los invitados locos, hablamos de los brownies con cerveza.

Cuando hace calor no hay nada mejor que una cerveza helada y mejor si es una michelada, que también es una buena solución si estás enferma. ¿A quién quieres engañar? Te encanta la cerveza a cualquier hora del día y siempre buscas alguna instancia para tomar un poco de este brebaje. Hoy tenemos la receta para ti, en la que combinas brownies con cerveza, siendo una excelente opción para ti y tus amigos.

Una cerveza es un bien muy preciado en este tiempo, porque es muy probable que en un futuro ya no exista. Sin embargo, de aquí a que eso suceda debes degustar este brebaje en todas sus formas. Encontramos una nueva que te quitará el hambre y puedes entregarlo a tus invitados en la hora del postre. Si quieres brownies con cerveza debes saber que no es complejo de cocinar y te dejaremos la receta de directoalpaladar, pero primero debes saber que debes tener para hacer 16 de estos.

  • 3 huevos.
  • 70 gramos de mantequilla sin sal.
  • 125 gramos de chocolate de leche.
  • 125 gramos de chocolate negro.
  • 45 gramos de cacao en polvo sin azúcar.
  • 100 gramos de azúcar blanco.
  • 80 gramos de harina.
  • 50 gramos de azúcar moreno.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • 1 pizca de sal.
  • ½ cucharada de café soluble.
  • 225 ml de cerveza negra tipo stout.

Preparación

Precalentar el horno a 175ºC y preparar un molde cuadrado de unos 20 cm de lado. Cortar la mantequilla en cubos y colocarla en un cazo al fuego, hasta derretirla. Retirar de la fuente de calor e incorporar el chocolate con leche y el chocolate negro troceados. Remover bien hasta conseguir una textura de crema suave. Dejar enfriar un poco.

Mezclar en un cuenco la harina con el cacao en polvo y el café soluble. En un recipiente mediano, batir los huevos con el azúcar moreno y el azúcar blanco, usando una batidora de varillas. Añadir la esencia de vainilla, la pizca de sal y la mezcla de chocolate reservada, batiendo un poco. Añadir la mezcla de harina y batir ligeramente a velocidad baja. Incorporar por último la cerveza negra y batir lo justo para conseguir una masa homogénea.

Llenar el molde con la masa con cuidado. Nivelar la superficie, aunque la consistencia es bastante líquida y bastará con dar unos golpecitos suaves. Hornear sobre una rejilla durante unos 45-50 minutos. Al pinchar con un palillo en el centro, debe salir con algunas migas pegadas. Vigilar bien que no se queme por arriba; si el horno es potente bajar la temperatura a 170ºC y cubrir con aluminio a mitad de la cocción. Esperar unos 15 minutos fuera del horno antes de desmoldar”.