¡Existe el muffin saludable! Solo debes seguir los 12 consejos de Harvard

Uno de los mejores panoramas que adoras realizar cuando comienzan a bajar las temperaturas es comer. En esta época sueles creer que eres una chef repostera, pues los postres y dulces son lo que más te gusta hacer, pero es importante que recuerdes que para el verano ese azúcar que añadiste de más se va a notar. ¿No sabes cuál es la receta perfecta y sana? la Universidad de Harvard te acerca más al muffin saludable con 12 consejos que debes tener en cuenta.

Te gustan en todas sus formas, en especial si tienen rellenos, pero sabes que los más sanos son los que contienen frutos secos o fruta en general, en vez de chocolate o crema. Tienes tu propia receta para prepararlos y sabes que son mejores que otros, pero si quieres que sean saludables tienes que seguir un par de consejos provenientes de la Universidad de Harvard, que no solo es excelente en muchas disciplinas, también te aconseja cómo hacer el muffin saludable.

La Escuela de Salud Pública de Harvard en Estados Unidos publicó un artículo que dejó claro que el muffin saludable para muchos es aquel que tiene nueces y relleno de frutas, pero este no necesariamente es la mejor opción, ya que a menudo se encuentran con altos contenidos de sodio y azúcar. Lo mismo ocurre con con los muffins que aparecen como si fueran bajos en grasas realmente no lo son.

Los muffin son muy reconocidos últimamente y es por ello que especialistas en nutrición de la universidad en compañía de dietistas y chefs del Instituto Culinario de América realizaron una lista de las 12 cosas que debes tener en cuenta si quieres realizar un muffin saludable.

Reducir porciones: Aunque tenga todos los ingredientes para ser saludable es importante que no sea grande. Usa el molde de tamaño estándar, pero en vez de tener 12 unidades estira la receta y hace 18 más pequeñas.

Optar por los granos: Usa la mitad de la harina blanca y cambia la otra mitad por la integral, de esta manera no tendrá un cambio de sabor ni de textura.

Menos azúcar: Los sustitutos para este pueden ser la piel o azúcar moreno, aunque los otros ¾ de la receta deben ser el que acostumbra.

Nueces: Las nueces picadas sirven como proteína adicional, además que el 25% de la harina la puedes sustituir por harina de nuez.

Legumbres: Esta fuente de carbohidratos de digestión lenta, pueden ayudar mucho a tu cuerpo en especial si sustituyes el harina por la de legumbres, pero agrega más líquido.

Reduce sal: Al hacerlos más pequeños podrás reducir la sal, por lo tanto serán más saludables.

No a la mantequilla: Una buena opción es que la cambies por aceites naturales. Debes usar un aceite sabor neutro y usar 25% menos de aceite que lo que usabas de mantequilla.

Más fibra y nutrientes: Trata de usar frutas enteras frescas o secas ya que contienen azúcar natural, que a diferencia de las golosinas contienen fibra y nutrientes.

Huevo: Las claras batidas para muffins integrales es una excelente opción.

Lácteos descremados: Puedes evitar las grasas saturadas cambiando la leche entera por yogur bajo en grasas o leche de soja.

De lo bueno poco: Puedes usar algunos ingredientes decorativos como chispas de chocolate, pero no te excedas, ya que pasará a tener más calorías.
Prueba antes de negarte: Antes de decir los cambios haz que tu familia pruebe este muffin saludable.

Comments

comments