¡La ciencia lo dice! Decir groserías hace que seas más honesta y confiada

Si eres de las mujeres que escupe comentarios en contra de algo o alguien, llegando incluso a denigrar con palabrotas no muy sofisticadas… tranquila, al parecer no es tan malo como se piensa. O al menos, así lo concluyó un grupo de psicólogos de la Universidad de Keele en una investigación publicada en Science Daily.

Los investigadores estudiaron los efectos que tendría decir groserías que maldigan a una situación o a la otra persona de forma regular, y determinaron que hacerlo otorgaría una gran sensación de fuerza y es una forma de liberación emocional.

giphy-1

Uno de los líderes del estudio, Richard Stephens, afirmó que cuando maldecimos usamos un lenguaje emocional que nos hace sentir mejor en todo tipo de situaciones: “Si estás esperando por una ambulancia y no tienes más medicamentos, decir insultos puede incluso reducir la sensación de dolor”, aseguró el experto.

Más groserías, menos estrés

Según el estudio, decir groserías en la vida cotidiana significa expresar de una manera honesta y transparente nuestro sentir más profundo, lo que nos lleva a ser emocionalmente más confiadas, creativa y asertiva. Incluso, de acuerdo al contexto en que se utilice una grosería, maldecir puede ser una vía de escape o servir como un mecanismo de defensa ya que quienes lo hacen frecuentemente tienden a presentar un menor índice de estrés.

giphy

¡Juzga ahora, cretino! Si te sientes “vulgar” por decir groserías por el prejuicio de la sociedad, estás muy equivocada. Las observaciones de Stephens lo llevaron a determinar que maldecir no está directamente relacionado con el intelecto y, como ves, sólo conlleva a cosas positivas.

¿Y tú, te sientes identificada? Comparte tu opinión con HolaMujer!

Comments

comments