Mujer de 98 años se muda a un asilo de ancianos ¡para cuidar a su hijo de 80!

Una madre nunca deja de ser madre y esta historia lo refleja.

Esto será lo más enternecedor que leerás hoy. Se trata sobre la historia de Ada Keating (98), quien se mudó a la misma casa de cuidados de su hijo Tom (80) sólo para estar pendiente de él. El hombre se convirtió en residente de la casa de ancianos Moss View, cerca de Liverpool, ya que necesitaba cuidados especiales pero su madre no quería que éste fuera solo.

Ello porque Tom nunca se casó y desde siempre se han hecho compañía; pasan mucho tiempo juntos, adoran ver televisión y su serie favorita, e incluso practican diversas actividades en conjunto tales como juegos de mesa. En una entrevista que Ada dio al sitio Liverpoolecho, mencionó lo importante que es para ella estar cerca de su hijo:

Le digo buenas noches a Tom en su habitación todas las noches y por las mañanas voy a darle los buenos días. Cuando salgo a la peluquería, él va a buscarme para saber cuándo regresaré. Y cuando vuelvo, me recibe con los brazos abiertos y me da un fuerte abrazo. ¡Nunca dejas de ser mamá!

Los cuidadores del asilo se sienten conmovidos con la historia de ambos, siendo Tome el más contento por tener a su madre: “Son muy buenos aquí y estoy feliz de ver a mi madre más tiempo ahora que ella vive aquí. Ella es muy buena cuidándome. A veces me dice ¡compórtate!” relató.

Cabe mencionar que Ada y su difunto esposo Harry tuvieron cuatro hijos juntos. Tom tenía tres hermanas: Barbara, Margi y Janet, quienes lamentablemente sólo vivieron hasta los 13 años.

Comments

comments