¿No es el más lindo? Tu perro se esfuerza por entender tus palabras

Eres una amante de tu mascota y siempre que haces algo o te hablan de lo que sea es inevitable que lo relaciones con acciones de tu perro. Le compras diferentes objetos que tienes claro que pueden ser irritantes para ti, como ese peluche que suena cada vez que lo muerde, pero si es feliz tú también lo eres. Siempre le hablas y muchos te dicen que no te entiende, pero según la ciencia te entendería más que un par de palabras  y se esfuerzan en lograrlo.

Antes de tener hijos con tu pareja decidieron tomar una decisión para comenzar a responsabilizarse por algo, o mejor dicho, por alguien. Compraron un perro para su casa, que es el regalón de la casa y a veces tu pareja duda si quieres más al can que a él, por ello desistió de la pelea del cariño. Le dices de diferente manera y cuando hablas con tu perro sabes que te entiende o eso es lo que crees, pero la verdad, según la ciencia, es que hace todo el esfuerzo para lograrlo.

El estudio norteamericano fue publicado en la revista Frontiers in Neuroscience. Este fue realizado por miembros del New College de Florida, el Comprehensive Pet Therapy y  la Universidad de Emory. Muy interesados por la interacción entre los humanos y los perros concluyeron que los canes pueden recordar algunas palabras que usas a diario con ellos, diferenciandolas de las que no escuchan tan seguido y las que no conocen tratan de descifrarlas.

Para realizar dicho estudio contaron con la participación de 12 perros de diferentes razas, que se sometieron a un entrenamiento para diferenciar dos objetos. Cuando los canes pudieron reconocer los objetos de manera correcta fueron enviados al escáner, donde los dueños se pusieron al final y en primer lugar decían las palabras que ellos ya conocía. Luego se les mencionaban palabras nuevas, para ver sus respuestas neuronales.

“Lo que sorprende es que el resultado sea opuesto al de la investigación en humanos: las personas suelen mostrar una mayor activación neuronal para palabras conocidas que para palabras nuevas”.mencionó una de las investigadoras de la Universidad de Emory, Ashley Prichard.