¡Santo remedio! Prueba el fasting y adelgaza sin hacer dieta

Con la llegada del verano, también empieza la temporada de interminables dietas. No comer carbohidratos, mantenerte alejada de las grasas -e incluso- controlar tu ingesta de frutas muchas veces te tiene todo el día muerta de hambre, pero los resultados nunca son los esperados. El fasting -o ayuno intermitente- llegó para dejar esos tiempos atrás.

¿En qué consiste? Ayunar en intervalos es una forma de alimentación, por lo que no es una dieta. No restringe las comidas, sino las horas en las que comes. Existen distintos tipos de fasting, el más conocido es el que dura 16 horas. Por lo que, si cenaste a las 8 de la noche, tu próxima comida tendría que ser al medio día. Esto significa que te tienes que saltar el desayuno.

En tus horas de ayuno, debes mantenerte alejada de todo alimento. Sin embargo, para apalear un poco el hambre puedes beber agua, té, café o cualquier bebida que no tenga calorías. Al principio será más difícil acostumbrarte, por lo que puedes empezar implementando este método solo tres días a la semana.

Al ayunar de forma saludable, tu cuerpo buscará la energía en la grasa almacenada, promoviendo la pérdida de peso. Además, el fasting ayuda al desarrollo de masa muscular, ya que -al privar al organismo de comida durante determinados intervalos- se aumenta la producción de la hormona del crecimiento humano.

¡No solo eso! La escuela de Medicina de la Universidad de Harvard estudió los efectos del fasting y los resultados fueron impactantes. Encontraron que los problemas de peso, flacidez e incluso envejecimiento se producen debido a la incapacidad de las células para procesar la energía que viene de los alimentos. A medida que pasan los años, la mitocondria -que es la encargada de suministrar la energía- empieza a fallar y por tanto, a acumular más energía de la necesaria, lo que finalmente se traduce en grasa. Los investigadores descubrieron que existe una relación directa entre restringir la dieta común y mantener a las mitocondrias saludables, por lo que se dejarían atrás los problemas de peso e incluso retrasaría el envejecimiento.

¡Ojo! Que este método no se recomienda para mujeres embarazadas, en periodo de lactancia, personas diabéticas, con hipertensión o problemas de hipoglucemia.