¿Se debe contar o esconder una infidelidad? Experta nos cuenta

¡Nunca digas nunca! Aunque estés enamorada y piensas que nunca serás infiel a tu pareja, te pondremos en un escenario hipotético en el que por esas cosas de la vida, caíste ante alguna tentación y ahora no sabes qué hacer. Como es de suponerse, esperas que ninguno salga herido, sin embargo, ahora llegó el momento de analizar qué ocurrirá con el futuro de su relación y en definitiva, qué es lo más recomendable que debes hacer en esta situación. Valeria Schapira, experta en relaciones para Match.com nos entrega algunos consejos.

Lee también: Los tipos de parejas que prosperan y las que fracasan en el amor

Si  la culpa te abruma… Fuiste infiel y te sientes muy mal por ello. Si crees que “confesando” lo que hiciste vas a aliviarte temporalmente, hazlo, pero vas a hacer sentir muy mal al otro. No deja de ser un acto de egoísmo en el que, una vez más, te estás priorizando.

Si fue un desliz… Quien nunca engañó e incurre en una traición única, seguramente se sienta fatal. Si es tu caso, plantéate qué te llevo a actuar así, qué está pasando dentro tuyo. Toma lo ocurrido como una chance de reflexionar acerca de cómo está hoy tu vida personal y sentimental. Contar lo que hiciste puede ser un sincericidio.

Si te descubrieron… Sé adulto y enfréntate a las consecuencias de tus actos. No niegues lo que es imposible negar. Es posible que tu pareja pase luego por un período difícil, llegando inclusive a la separación. O no. En cualquier caso, no tomes por tonto al otro que ya bastante tiene con el dolor de la traición. Recuerda que descubrir los coqueteos virtuales de quien amamos con un tercero suele tener el mismo impacto emocional que descubrir el hecho físico y tangible.

Lee también: ¿Por qué se acaba el amor? Estas respuestas te harán sentido

Si estás enamorándote de tu amante… Lo que comenzó como una aventura se te ha ido de las manos. Puede que sientas que no deseas más a tu compañero o compañera. En este caso, debes abrir el diálogo y contarle lo que te está ocurriendo, con mucha amorosidad y en el momento oportuno. Para bailar el tango hacen falta dos, por lo que cada quien tiene su cuota de responsabilidad en el deterioro de la pareja. Puede que tu confesión lleve a la ruptura, a una crisis y hasta a una posterior reconexión. Cualquiera sea el caso, si ven que no pueden lidiar con la situación, no duden en recurrir a un terapeuta.

Si tuviste sexo sin protección… Si alguno de los dos protagonistas de la aventura no se cuidó, debes contarle lo ocurrido a tu pareja, aunque te avergüence y sea doloroso. No hay derecho a exponer a nadie a una enfermedad de transmisión sexual.

HolaMujer!

Comments

comments