¡Comprobado! Tener sexo es la mejor vacuna contra el estrés

A lo largo de varias generaciones se ha pensado que el sexo está relacionado con el buen humor pero ahora la ciencia, lo comprueba. Un estudio realizado por la Universidad Estatal de Arizona descubrió que el sexo y la intimidad física llevan a que las mujeres no sólo se sientan menos estresadas, sino que también de mejor humor al otro día.

El sexo y el estrés

La investigación se llevó a cabo sobre un grupo de mujeres que fueron evaluadas durante un mes y encontró que el sexo con la pareja y la intimidad hacían que las mujeres se sintieran menos estresadas y que tuvieran mejor humor al próximo día pero ¿y qué hay de la masturbación? Las personas que llegaron al orgasmo en solitario, sin embargo, no tuvieron los mismos resultados.

Ahora bien, este mismo estudio, señala que el “estar de buen humor” también presdispone al afecto y a la actividad sexual con la pareja lo que significa que tanto ambos funcionan en el mismo sentido. Mientras que el sexo te puede llevar a sentirte menos estresada, estar con estrés da pie a un mejor y más satisfactorio relación sexual.

Couple kissing in bed. Love, Sex, Foreplay, Relationship, Tenderness concept

Cuando el sexo mejora la tensión arterial 

Dentro de este mismo estudio se quiso indagar un poco más acerca de la presión arterial que se produce durante los actos de mayor estrés, es decir, situaciones complicadas como hablar en público o la resolución de conflictos. Respecto a eso, se descubrió que las personas que habían tenido relaciones sexuales tendían a tener menor presión arterial y un aumento durante los acontecimientos estresantes. Ello significa que mantener relaciones sexuales constantemente nos ayudaría a estar más tranquilas en situaciones complejas.

Así también, se presenció que durante el sexo, hay menor nivel de cortisol (hormona que se genera producto del estrés) en comparación a quienes no habían mantenido relaciones ¡muuuuuuy curioso!

Beneficios del orgasmo 

  • Cuando respiramos profundamente, relajamos el cuerpo, se oxigena nuestra sangre y se reduce la presión que se siente.
  • El contacto y las caricias con nuestra pareja nos ayuda a calmar tensiones y el estrés, sin mencionar que estabiliza la salud emocional.
  • Durante un acto sexual, liberamos endorfinas, la llamada hormona de la felicidad, dotándonos de placer y un estado de relajación máxima.

Cuando estamos estresadas, solemos evitar el sexo pero lo cierto es que puede ayudar a mejorar la vida y relación de ambos.