¡Uff muero de calor! 6 tips para dormir tranquila en verano

Te encanta disfrutar del verano, pues llegan las vacaciones a pasos agigantados, que traen un montón de panoramas entretenidos, para realizar junto a tus amigas, pareja o familia. Todo puede ir bien, pero al momento de cerrar los ojos recuerdas la razón por la que no querías que llegara ésta época, pues las temperaturas no te dejan dormir ¿cómo sobrevivir al calor? ¿Quieres disfrutar la temporada como corresponde? sigue los siguientes consejos para descansar sin problemas.

En verano es complejo levantarse todas las mañanas, porque te encuentras muy cansada, esto se debe al poco tiempo que logras dormir. No se trata de las horas que te mantienen en pie por alguna fiesta, más bien se debe a las temperaturas que hay por las noches, las cuales son tan altas que cuesta conciliar el sueño. Puedes pasar horas dando vueltas entre las sábanas sin resultados, pero ahora con los siguientes tips lo podrás lograr.

¿Lista para volver a descansar? Queremos que puedas dormir tranquila este verano y para ello sigue los siguientes tips:



1.- Antes de dormir no olvides que tu pijama debe ser ligero, ojalá una camisa, la cual te quede grande. También puedes intentar dormir sin ropa, que varios estudios afirman que te hacen más feliz.

2.-Sin calcetines y con los pies sin cubrirse con las sábanas, ya que tienen bastantes terminaciones nerviosas. Por ello es bueno que dejes tus pies al aire libre.

3.-Existen varios ventiladores portátiles que podrían ser de gran ayuda para evitar despertar. Solo lo dejas en el velador al lado de tu cama y lograrás dormir bien.

4.-Ten ojo con las sábanas pues algunas te ayudarán a dormir, pues son frescas. Sin embargo, hay otras que no son de gran ayuda. Trata siempre de usar lino o algodón.

5.- Si no das más por el calor una técnica muy conocida es tomar un baño de agua caliente, aunque no lo creas ayudará a que duermas mejor. Ni se te ocurra sustituir por agua fría, pues complicaría la situación.

6.- Evita mantener aparatos electrónicos encendidos, pues tienen su propia temperatura que generan calor solo por el hecho de estar prendidos.