6 vergüenzas en el sexo que no solo te pasa a ti

Preparaste las cosas para que nada saliera mal, porque quieres que sea un sexo perfecto. Estuviste horas preocupada de los mínimos detalles, pero a veces no todo sale como lo esperas y no deja de ser un momento vergonzoso, del que no sabes como salir, solo piensas “OMG Por qué a mí”, ¿Acaso nunca te ha ocurrido algo así?

 

Tranquila no eres la única a quien le puede pasar, en especial si hablamos de relaciones sexuales, donde hay un millón de anécdotas dignas de premios por la ocurrencia, pero aquí te vamos a recordar aquellas típicas, que siempre suceden cuando estás en pleno acto y de un segundo a otro la vergüenza te consume, haciendo que todo se pueda ver reducido a un hecho entretenido del que no te gustaría hablar.

 

1.- Te están observando


Si eres una amante de los perros o los gatos, debes tener mucho cuidado, porque los amiguitos pueden aparecer cuando menos te lo esperas y logran que un momento de placer puro sea mal recordado, porque te sientes observada por un tercero, que no tiene las mínimas intenciones de salir de ese lugar.

Los animales no son nada en comparación a que te encuentre alguien más, por ello debes tener mucho cuidado y preocuparte que no haya nadie más en casa, además de revisar la habitación para no sentirte observada por tu mascota, de esta manera puedes evitar que los intrusos arruinen tu momento de placer.


2.- Y salió un gasss…

No todo puede ser controlado, mucho menos si hablamos de sonidos que son propios del cuerpo. Esto puede ser muy vergonzoso cuando te encuentras iniciando una relación, pero te darás cuenta con el tiempo que este tipo de situaciones se irán repitiendo con tu pareja y serán una humorada entre ambos.

Si te encuentras tensa es muy probable que ocurra, por lo tanto, trata de estar calmada y disfruta del momento. Si llega a ocurrir no te avergüences, puedes reírte o simplemente seguir con lo tuyo, siempre debes recordar que eres un ser humano, es normal que ocurra y no puedes evitarlo.

 

3.- Knock out

A veces te dejas llevar por el momento y debido a la excitación no logras ponerte de acuerdo con cada uno de los movimientos de él, provocando que hayan varios golpes entre ustedes, así que una instancia de placer se convierte en una situación que podría estar en una película de lucha como “Rocky”.

 

Generalmente ocurre por los nervios de la pareja, por lo tanto debes tranquilizarte, tomar un poco de aire y continuar con lo tuyo, porque si él ya está nervioso no es bueno que ambos lo estén. En el caso que ocurra solo debes disculparte y prueba contar hasta 10.

 

4.-Muecas y sonidos

No es nuevo que alguien se avergüence por los sonidos o las muecas que hace cuando están excitados. De hecho varios tratan de evitar estos escenarios , pero solo logran que su ceño se frunza y pareciera que estuvieran reteniendo un gas, en vez de estar teniendo sexo con su pareja.

 

Tienes que entender que el sexo no es una práctica  en la que necesites estar hermosa, es sucio y entretenido, si no lo ves de esa manera, será más complicado disfrutarlo como corresponde.

 

5.-¡Andrés!…a no era Alejandro

Tuviste una pareja que te hizo sufrir como ninguna otra, con quien terminaste y luego comenzaste una nueva relación con un principe azul, bueno no azul, pero es lo que encontraste más similar. Lo peor que te puede pasar es que entre movimientos digas el nombre de este personaje, que obviamente él conoce.

 

Lo mejor que puedes hacer es disculparte inmediatamente, dejando claro que ese intento de hombre ya no está en tu corazón, porque está muy ocupado con él. Ellos tienen un ego bastante grande y siempre te va a ayudar recordarle lo perfecto que es.

 

6.-  Nunca llegó…

Algunas creen que lo más importante del sexo es llegar a ese clímax y se desconcentran de lo que realmente es fundamental, disfrutar en sí y dejarse llevar. Los factores por los que no llegas al orgasmo pueden ser millones, pero si te encuentras pasando un momento de placer y no controlando cada uno de los pasos, lo más probable es que no sufras de este problema.

Tiene que entender que el sexo, al igual que las relaciones, tiene altos y bajos, así que no esperes que siempre sea perfecto, solo disfruta de una rica instancia de placer con tu pareja y despreocupate de los factores externos.